• David Peinado

Frontera Colombia Venezuela


En el 2017 entraron a Colombia 79,600 venezolanos con pasaporte por el Puente Internacional Simón Bolívar, 55,200 se quedaron de manera legal, durante el 2018 pasan aproximadamente 37 mil venezolanos al día, de los cuales, 2 mil se quedan en territorio colombiano; según información de la oficina de migración colombiana.



Se identificó que la mayoría de los migrantes venezolanos vienen de los estados de Táchira, Zulia, Barinas, Carabobo y Lara, el 51% son hombres y el otro 49%; mujeres, un millón trescientos mil tienen la tarjeta de movilidad fronteriza, documento usado para trasladarse sin pasaporte, pero con control de migración.




A raíz del creciente éxodo venezolano, en los últimos años han surgido nuevos empleos informales, uno de ellos es el de “carruchero”, estos hombres se dedican a cruzar las maletas de sus clientes de Venezuela a Cúcuta o viceversa, con esta actividad consiguen ganar algunos pesos colombianos para mantener a sus familias en Venezuela.




Los carrucheros, en su mayoría hombres, corren detrás de los taxis por aproximadamente 100 metros para ganarse el derecho a ofrecer sus servicios.



Alberto es un joven de oficio escultor de 25 años de edad, se siente orgulloso de ser venezolano y desea volver a su país, pero dedicarse a lo que le apasiona en Venezuela no le da para comer, por lo que decidió emigrar a Cúcuta para vender sus piezas.



Realiza esculturas de yeso que vende en 30 , 40 o 50 mil pesos colombianos, dependiendo del tamaño de la pieza, equivalen a 10, 15 o 20 dólares, con ese dinero le alcanza para comer, mandar dinero a su familia y comprar materiales para realizar más piezas, duerme en la calle y renta un lugar donde bañarse.




Estos son cuatro dólares americanos comprados en una casa de cambio en Cúcuta.




Jesús, de 18 años, trabajaba en Venezuela en una charcutería (carnicería) le pagaban tres millones setecientos mil bolívares por semana, que equivalen a 300 pesos mexicanos, le alcanzaban para comprar harina y media caja de huevos, decidió emigrar hacia Ecuador para conseguir trabajo y poder mantener a su hija.




Para poder pagar su viaje y enviar dinero a su familia, Jesús compra bolívares para tejer carteras que luego vende a los turistas y colombianos.




En los dos meses que tiene viviendo en la parada Villa del Rosario, conoció a otros venezolanos que tienen la misma intención de emigrar hacia Ecuador para buscar un mejor futuro.




Los Amigos que conoció, le ayudan a tejer las carteras para que pueda terminar más rápido y tener más carteras para vender.




Cada cartera las vende en 20 mil pesos colombianos con los que tiene pagar una habitación para dormir, comer, mandar algo de dinero a su familia y juntar para continuar su viaje hacia Ecuador.




Policías colombianos vigilan el río Arauca a unos cuantos metros del camino que llaman "la trocha", los migrantes que no tienen pasaporte cruzan por el río, arriesgándose a ser capturados por los grupos criminales, según declaraciones de los mismos migrantes. Si no tienes dinero para pagar; te pueden golpear, matar o violar.




"La trocha" es por donde se pasa la mayoría del contrabando de Venezuela a Colombia, como automóviles, carne, petróleo, e incluso personas; el cruce es controlado por organizaciones criminales venezolanas y colombianas que constantemente pelean por el control de la zona, es común escuchar disparos, mientras policías colombianos sólo se encargan de cobrar una tarifa por pasar el contrabando.




183 vistas
  • Facebook Clean
  • Twitter Clean
  • Flickr Clean
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now